Paris 365 destaca que la desigualdad y la injusticia se han cronificado

Representantes del comedor social Paris 365, que este año cumple su décimo aniversario, han destacado que la «desigualdad y la injusticia» social que trajo la crisis no han pasado, sino que se han «cronificado».

Naiz|14/02/2019 09:11
Paris_635
Imagen del comedor solidario París 365 de Iruñea. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

En conferencia de prensa, los portavoces del comedor social han asegurado que, «por desgracia, la crisis económica, que se suponía un fenómeno temporal, se ha quedado entre nosotros y ya es parte de nuestra cotidianidad».

«Empleo de peor calidad, menores salarios, recortes públicos, menos derechos sociales y políticos. Éstos son a grandes rasgos los frutos visibles de aquella crisis que comenzaba en el año 2007 y que hoy han cronificado precisamente quienes se han visto beneficiados por ella», han denunciado.

A pesar de todo, han señalado, «el día de hoy tiene una evidente cara positiva», ya que Paris 365 «sigue en pie, después de diez años, haciendo de la solidaridad un estandarte frente a la injusticia y dando cobijo y esperanza a las personas que más lo necesitan».

Por otro lado, han comentado, este aniversario quiere ser «un toque de atención para que todas las personas sean conscientes de que la desigualdad y la injusticia continúan en nuestro entorno» y, por ello, «debemos seguir trabajando por aquellas personas que peor lo están pasando».

«Hoy, el Paris 365 es tan imprescindible como lo fue hace diez años», han declarado los responsables del comedor social, que han apuntado que el mismo «sigue siendo la última oportunidad que tienen muchas personas para no perder el último tren y quedar aislados en la marginalidad, en ese espacio de los invisibilizados de nuestra sociedad».

Con motivo de su décimo aniversario, Paris 365 llevará a cabo una serie de actos de celebración y en el mes de junio realizará un evento central.

 

El antiguo convento de La Merced de Iruñea, que estaba situado frente al actual Arzobispado, se convirtió entre 1937 y 1939 en un campo de concentración franquista en el que estuvieron hacinadas miles de personas. Así lo recoge Carlos Hernández de Miguel en su libro «Los campos de concentración de Franco».