Un estudio de la UPNA concluye que los terrenos de Etxabakoitz son aptos para huertas urbanas

Un estudio realizado por el Grupo Edafología y Química Agrícola de la UPNA sobre la utilización de terrenos del barrio iruindarra de Etxabakoitz como huertas urbanas ha concluido que se trata de suelo apto para el cultivo ecológico y que no presenta riesgo para la salud humana.

Naiz|2020/10/27
Etxabakoitz
Un estudio de la UPNA señala que los terrenos de Etxabakoitz son aptos para huertas urbanas. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

En concreto, informa la UPNA en un comunicado, el estudio fue encargado por el Ayuntamiento de Iruñea para conocer si esta zona, que en el pasado tuvo uso industrial, podría ser utilizada como huerto urbano en agricultura ecológica.

Los investigadores realizaron una caracterización completa del suelo, situado en la llanura de inundación del río Elortz y con una superficie de 29.000 metros cuadrados.

Según señala el profesor de Edafología Alberto Enrique Martín, «el aspecto de la vegetación espontánea hacía pensar que el suelo podría tener un uso agrícola. En el estudio, analizamos elementos como el arsénico, cadmio, cobre, cromo, molibdeno, niquel, zinc y plomo y tomamos muestras en nueve puntos».

Los resultados mostraron que no había valores superiores a los límites establecidos por la normativa que supongan un riesgo para la salud humana.

Asimismo, ha apuntado, del análisis del resto de propiedades del suelo se concluyó que «podemos hablar de un suelo fértil, que puede ser utilizado como huerto urbano en agricultura ecológica. Todos los parámetros estudiados indican que las propiedades de estos suelos darán una buena fertilidad física, química y biológica».

Según el sistema de evaluación conocido como Clases Agrológicas, el terreno analizado permite el uso agrícola, con algunas pequeñas restricciones derivadas de la pedregosidad y del riesgo de inundación para un periodo de retorno de 50 años.

Además, en la clasificación de tierras para riego, se determinaron dos tipos de suelo: regable sin limitaciones y regable con pequeñas limitaciones, derivadas de su profundidad efectiva y de la capacidad de retención de agua disponible.

El Ayuntamiento de Iruñea pondrá en marcha antes de final de año en el barrio de Etxabakoitz 45 nuevas huertas urbanas. De ellas, 37 estarán destinadas al uso individual por parte de vecinos de la ciudad y las ocho restantes serán para asociaciones que cuenten con programas de actuación social o desarrollen actividades educativas de formación ocupacional o de interés ambiental.

El 29 de noviembre de 1920 se colocaba la primera piedra del Segundo Ensanche, la ansiada expansión de Iruñea realizada a costa del frente sur de sus murallas. Su construcción se prolongó a lo largo de cuarenta años.