El Ayuntamiento de Iruñea cerró el año 2019 con 13,1 millones de euros de superávit

El Ayuntamiento de Iruñea cerró el año 2019 con 13,1 millones de euros de superávit, parte de ellos pendientes de la norma estatal para respaldar Inversiones Financieramente Sostenibles. El Consistorio gastó por cada ciudadano 365 euros en servicios públicos básicos y 239 euros en protección y promoción social.

Naiz|2020/09/29
Ayuntanueva
El Ayuntamiento de Iruñea ha cerrado el año 2019 con 13,1 millones de euros de superávit.

El Ayuntamiento de Iruñea cerró el año 2019 con un gasto ejecutado de 204,3 millones de euros, lo que representa un incremento del 0,2 % respecto al año anterior. Del total del gasto realizado, el 36 % está vinculado a los servicios públicos básicos (urbanismo, cementerio, vía pública, alumbrado, medio ambiente y seguridad ciudadana), y el 23,6% destinado a actuaciones de protección y promoción social (servicios sociales y pensiones).

Son datos de la Cuenta General de 2019, expuesta esta mañana en la Comisión Especial de Cuentas del Ayuntamiento de Iruñea.



Los ingresos totales ascendieron a 215,9 millones, un 1,2 % más que en 2018 y el importe más elevado correspondió a transferencias corrientes, con 104,2 millones. El Ayuntamiento el año pasado no contrató nueva deuda, cuyo montante queda en 60,2 millones (46,7 son deuda del Consistorio, 8,1 de Gerencia de Urbanismo y 5,4 de la sociedad PCH).

Así, el ejercicio 2019 se ha cerrado con un superávit consolidado de 13,1 millones, de los que 0,8 millones ya se aplicaron a gasto social en el mes de mayo y cuatro millones a obligaciones pendientes en junio. Una parte del resto del superávit está a la espera de la regulación estatal de Inversiones Financieramente Sostenibles IFS.



El expediente entra ahora en un periodo de exposición pública y de posibles alegaciones tras el que volverá a la Comisión Especial de Cuenta. En su último trámite, el documento deberá ser aprobado por el Pleno.



Los gastos de la ciudad



Desde el punto de vista del gasto por habitante, en 2019 este superó los 1.000 euros. Fue de 1.013 euros por ciudadano, 12 euros menos que el año anterior, lo que se vincula al funcionamiento en prórroga presupuestaria.

Por cada ciudadano el Consistorio gasto 365 euros en temas relacionados con servicios públicos básicos (urbanismo, medio ambiente y seguridad ciudadana) que se constituyen en el principal bloque de gasto con un 36% del total. Les siguen en importancia los gastos en actuaciones de protección y promoción social, con 239 euros por persona.



A la reducción de deuda viva del Ayuntamiento, el año pasado se destinaron un total de 8,8 millones de euros. En 2019 no se contrataron nuevos préstamos y se continuó amortizando los anteriormente contratados, aunque con una reducción de gastos financieros de intereses del 13% respecto de 2018 (0,6 millones menos), tanto por la reducción de la deuda, como por los bajos tipos de interés. De esta manera, Iruñea (a nivel consolidado del Sector público local) cerró 2019 con 60,2 millones de deuda, una media de 298,3 euros por habitante.



En relación al gasto por capítulos, el mayor porcentaje lo representa el capítulo 1 de gastos de personal, con un 48% del total (98,2 millones), seguido del capítulo 2 de gastos en bienes corrientes y servicios, con un 34% (70,3 millones) y del capítulo 6 de inversiones reales, con un 7% (13.9 millones). 



Lo que ingresa Iruñea

De los 215,9 millones de ingresos que obtuvo la ciudad en 2019 la mayor parte de la financiación procedía de transferencias corrientes (Carta de Capitalidad, participación en tributos de la Hacienda Pública de Nafarroa y otras aportaciones). Esta vía supuso un ingreso de 517 euros por ciudadano (104 millones de euros totales) a la que hay que sumar los 29.6 euros por persona que se recibieron en concepto de transferencias y otros ingresos de capital (6 millones de euros). Transferencias corrientes y de capital supusieron un 51% del total de ingresos.



Por impuestos de competencia municipal, vía por la que cada persona ha aportado por término medio 333,3 euros, el Ayuntamiento recaudó 57.8 millones. A ellos se suman los 33,5 millones (191 euros por habitante) que llegaron a la hacienda municipal por medio tasas y otros ingresos por prestación de servicios, realización de actividades y uso del dominio público, venta de bienes, ingresos patrimoniales, etc.

Finalmente, los ingresos por impuestos indirectos (impuesto de construcciones, instalaciones y obras) alcanzaron los 9.4 millones.



El Sector Público Local



La Cuenta General del Ayuntamiento de Iruñea incluye también las de las entidades dependientes del propio Ayuntamiento: los organismos autónomos Gerencia de Urbanismo y Escuelas Infantiles Municipales; las sociedades públicas participadas por el Consistorio, bien íntegramente como Pamplona Centro Histórico, el Operador energético municipal (sociedad en liquidación) y Comiruña, o bien mayoritariamente como ANIMSA y Mercairuña; y las fundaciones Teatro Gayarre y Casa de Misericordia.

Estas entidades forman parte del denominado Sector Público Local, con excepción de Comiruña y Mercairuña como sociedades de mercado, y Casa de Misericordia por su entidad especial.



Comiruña cerró el ejercicio de 2019 con un resultado de 94.496 euros, Mercairuña con un resultado de 190.897 euros y ANIMSA, de 6.708 euros. Por su parte, PCH generó un resultado negativo de 357.943 euros si bien, por aplicación del criterio del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, se contabilizan subvenciones como variación del patrimonio neto y no como ingresos en la cuenta de resultados, por lo que ese patrimonio neto se ha visto incrementado en 290.978,24 euros.



El Operador Energético Municipal de Iruñea no ha tenido actividad durante 2019 al no poder realizarse la inscripción de la sociedad en el Registro mercantil. Desde que la Junta de accionistas acordara la disolución de la sociedad el pasado 3 de julio se trata como ‘sociedad en liquidación’.



El estado de alarma ha motivado modificaciones de normativa mercantil relativa a plazos de tramitación de cuentas de las sociedades, tanto de los Consejos de Administración para la formulación de las cuentas como de Juntas de Accionistas para su aprobación. Los consejos se han reunido entre los meses de febrero (Mercairuña) y junio (mayoría). Las juntas se han celebrado entre los meses de mayo (Mercairuña) y septiembre (el último, ANIMSA). 

La Fundación Teatro Gayarre refleja un resultado negativo de 35.506 euros y las cuentas de la Casa de Misericordia arrojan un excedente del ejercicio de 752.198 euros.