Atarrabia firma un convenio con Labrit para recoger y transmitir las vivencias generadas por la covid-19

El Ayuntamiento de Atarrabia ha firmado con Labrit Patrimonio un convenio de colaboración para realizar la recopilación, salvaguarda y transmisión de las vivencias experimentadas en la localidad a causa del coronavirus.

Naiz|2020/05/22
Labrit_patrimonio_firma_convenio
Mikel Oteiza Iza, alcalde de Atarrabia, e Itziar Luri Equiza, representante de Labrit Patrimonio, firman el convenio de colaboración. (LABRIT PATRIMONIO)

Según han señalado los firmantes, «cada vez son más los municipios que se dan cuenta de la importancia de recopilar este momento histórico que sin duda marcará un antes y un después. Vivencias y anécdotas vividas bajo las medidas de confinamiento y desescalada que dentro de algunos años se convertirán en recuerdos».

Unos recuerdos que recuperarán una época en la que «solamente podíamos salir a la calle para hacer la compra necesaria. O cuando en  todas y todos andábamos dando vueltas por el término municipal sin poder salir a hacer deporte o a visitar a familiares y amigas que viven a pocos kilómetros de distancia. De cuando el mercadillo de los jueves se suspendió durante semanas y luego pasó a realizarse en la Plaza Consistorial».

A través del convenio firmado con Labrit Patrimonio se garantizará la recopilación, salvaguarda y transmisión de toda la experiencia transcurrida en la localidad durante estos meses desde el punto de vista histórico, antropológico y humano.

Se realizará la grabación análisis e indexación de un total de seis UPIs (Unidades de Patrimonio Inmaterial), que servirán de base para la posterior producción audiovisual de transmisión. «Una experiencia de la que aprender y un patrimonio inmaterial del que poder disfrutar en el futuro», concluyen.

 

Eguzki Agirrezabalaga

Asentada en torno a las murallas, muy cerca de Alde Zaharra de Iruñea, en sus 90.000 metros cuadrados de superficie, la Taconera acoge esculturas, baluartes de viejas murallas cargadas de historia, coloridos jardines, senderos diversos cobijados a la sombra de antiguos y exóticos árboles e incluso un minizoo y un coqueto café vienés.