Iruñea incorpora a trabajadores de preventivos a servicios sociales de base como refuerzo

El Ayuntamiento de Iruñea ha aprobado la incorporación de los trabajadores de los contratos de preventivos a los servicios sociales de base para así reforzarlos y mejorar la atención que prestan al conjunto de la ciudadanía, especialmente a la más vulnerable.

Naiz|2020/03/26
Ayunta_nueva_nueva
El Ayuntamiento de Iruñea incorpora a trabajadores de preventivos a servicios sociales de base como refuerzo.

Se trata de trabajadores que están en servicios de acción preventiva comunitaria a través de ocho contratos en los diferentes barrios de la ciudad, con actividades para cubrir el ocio y tiempo libre de niños y adolescentes y que desde ayer trabajan para los servicios sociales en las unidades de barrio y los equipos de protección a la infancia, donde ha crecido la demanda por la situación generada por el Covid-19.

El Ayuntamiento afirma que el cambio de funciones viene avalado por el Decreto-Ley Foral 1/2020, por el que el Gobierno de Nafarroa permite la modificación de contratos mediante expedientes de emergencia para atender las nuevas necesidades derivadas de la crisis sanitaria.

Los servicios de acción preventiva comunitaria tienen por objeto la promoción de proyectos, redes y actividades comunitarias, así como el crecimiento de los niños y niñas en entornos seguros del ámbito vecinal mediante actuaciones fuera del horario escolar y que en estado de alarma no se pueden ejecutar.

Por el contrario, el área de Servicios Sociales tiene que mantener una actividad extraordinaria en este periodo puesto que los servicios sociales de base han sido considerados esenciales para afrontar la situación crisis y precisan ser reforzados.

Con la modificación de los contratos de preventivos, se incorporarán de manera presencial o como se estime oportuno a los profesionales adscritos a mismos, de manera que el servicio de acción preventiva pasará a atender las necesidades en atención primaria bajo la supervisión de las directoras de Acción Comunitaria y Servicios Sociales.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK

Iñaki VIGOR

Domingo al mediodía. El sol y la agradable temperatura invitan a pasear, pero las calles y plazas de Iruñea están prácticamente desiertas. Han pasado dos semanas desde que comenzó el estado de alarma, para intentar frenar la expansión del coronavirus, y la ciudad ofrece un aspecto que parece irreal.