Iruñea habilita espacios en pensiones para personas con problemas de vivienda

El Ayuntamiento de Iruñea está habilitando espacios en pensiones para personas con problemas de vivienda durante estas semanas. En concreto, se destinan a personas solas y unidades familiares que pierden su vivienda por causas derivadas del coronavirus.

Naiz|2020/03/26
Hotel
El Ayuntamiento de Iruñea está habilitando espacios en pensiones para personas con problemas de vivienda durante estas semanas.

Situación derivadas de procesos de cuarentena por positivo en coronavirus que precisan aislamiento, familias que conviven con otras en un mismo piso y que el hacinamiento y la permanencia todo el día dentro está llevando a una convivencia insoportable con situaciones extremas, o inquilinos que ven cómo su casa ha comenzado a presentar problemas de salubridad son algunos de los perfiles que están incrementándose los últimos días entre los que atiende habitualmente el Área de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte.

Desde que se declaró el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 que ha conllevado el confinamiento en casa durante las 24 horas de miles de personas han aumentado considerablemente los problemas de convivencia.

Ante esta situación, el Consistorio iruindarra ha ampliado los recursos disponibles para poder atender la demanda de 22 personas de unidades familiares compuestas en muchos casos por familias monoparentales y menores. De esta forma, se completa otro de los campos en los que se centra Servicios Sociales tras atender al denominado de ‘alta exclusión’ al entrar en funcionamiento el albergue de Jesús y María como centro para acoger a personas sin hogar.

Casos contemplados

Las habitaciones se encuentran en las pensiones Leyre y Eslava y en los apartamentos Olga. El Ayuntamiento continúa trabajando en nuevas ubicaciones por si hiciera falta ampliar el acogimiento. El perfil de las personas usuarias es el de familias con menores, parejas sin hijos, jóvenes que son expulsadas de sus viviendas, personas que salen altas hospitalarias, terapéuticas o excarcelación; o quienes han perdido la vivienda o se encuentran en situación de calle por tránsito entre poblaciones.

Estas personas con necesidades repentinas de vivienda llegan hasta el Ayuntamiento a través de todas las unidades de barrio, el Servicio Municipal de Atención a la Mujer (SMAM) o el Equipo de Atención a la Infancia en Dificultad Social (EAIA), recursos municipales que siguen trabajando durante el estado de alerta además de otros como el Servicio de Atención a Domicilio (SAD), el Comedor Municipal de Iruñea, el Centro de Atención a Personas sin Hogar o los programas del Equipo de Incorporación Sociolaboral (EISOL) y del Empleo Social.

Iñaki VIGOR

Domingo al mediodía. El sol y la agradable temperatura invitan a pasear, pero las calles y plazas de Iruñea están prácticamente desiertas. Han pasado dos semanas desde que comenzó el estado de alarma, para intentar frenar la expansión del coronavirus, y la ciudad ofrece un aspecto que parece irreal.