EH Bildu exige mantener los contratos de los Servicios de Acción Preventiva Comunitaria de Iruñea

EH Bildu exige mantener los contratos de los Servicios de Acción Preventiva Comunitaria por ser una herramienta fundamental para atender en Iruñea «a quienes peor lo están pasando en esta crisis». La coalición soberanista cree que el seguimiento de la población infantojuvenil más vulnerable debe ser una prioridad en una crisis que implica confinamiento en los domicilios.

Naiz|2020/03/25
Asiron_abaurrea_beloki
Joxe Abaurrea, Joseba Asiron y Maider Beloki, ediles de EH Bildu de Iruñea. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

Según señala en una nota, «en una situación tan grave como la que estamos viviendo, es responsabilidad de todos cuidarnos, pero es responsabilidad de las instituciones velar porque quienes menos tienen, más expuestos están o peor lo están pasando dispongan de una red cercana de apoyo que les permita afrontar la situación con mejores expectativas».

En base a este argumento, el grupo municipal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Iruñea ha exigido al equipo de gobierno que ni elimine ni reconvierta los contratos que le vinculan a los equipos de los Servicios de Acción Preventiva Comunitaria que actúan en ocho barrios de la ciudad y cuya labor se centra en tareas preventivas y de dinamización del público infantojuvenil con menos recursos.

Así lo ha trasladado hoy la coalición soberanista al alcalde en el transcurso de la reunión virtual que se ha mantenido en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento.

Dos son los principios en los que EH Bildu sustenta su exigencia. En primer lugar, que «en estos momentos donde la emergencia sanitaria que va acompañada de dificultades económicas golpea con más fuerza a los sectores más vulnerables, los servicios sociales y comunitarios son muy importantes y hay que hacer todos los esfuerzos económicos posibles para reforzar y ampliar su capacidad de actuación».

En segundo lugar, la coalición defiende que «dentro de los sectores vulnerables uno de los más delicados, junto a las personas mayores, es el de la infancia por lo que todos los servicios destinados a la protección y seguimiento de la infancia (PAIF) deben, como mínimo, mantenerse adecuándose a estas circunstancias».

Según expuso el alcalde en la Junta de Portavoces del pasado lunes, la intención del equipo de gobierno pasaría por eliminar los contratos de estos servicios preventivos o reconvertirlos para que sus integrantes se hagan cargo de otros servicios como, según apuntaron, podría ser la atención a las personas acogidas en el albergue de Jesús y María.

«No tiene ninguna lógica dejar sin atención a un sector tan delicado como el infantojuvenil, aunque ésta deba ser telemática o telefónica, para cubrir un servicio que deben dispensar trabajadores sociales especialmente cualificados», sostiene la coalición.

Al respecto, EH Bildu invita al equipo de gobierno a que «si existen nuevas necesidades vinculadas al trabajo que deben realizar los servicios sociales y que supere las capacidades del mismo, debe procederse a la contratación de nuevo personal para estas fechas mediante los procedimientos especiales y urgentes que ya hay habilitados. Ya lo dijimos: nosotros y nosotras apoyaremos todas las iniciativas de modificación presupuestaria tendentes a incorporar nuevas partidas para emergencia social».

«Consideramos absolutamente prioritaria la adaptación y reorganización de los servicios sociales para atender las necesidades de los sectores más vulnerables de la sociedad, marcando prioridades en la actual situación de confinamiento de la población. El postulado de EH Bildu es que la atención debe hacerse desde el servicio más próximo a la ciudadanía y en este marco situamos a los Servicios de Acción Preventiva Comunitaria», expone la coalición.

Ocho equipos en otros tantos barrios

En la actualidad, el Ayuntamiento invierte algo más de un millón de euros al año en estos servicios y mantiene contratos con ocho asociaciones que desempeñan el trabajo de equipos preventivos en otros tantos barrios de la ciudad: Mendillorri: Bideberri en Mendillorri; Aldezar en Alde Zaharra; Etxabakoitz bizirk en Etxabakoitz; Federación Batean en Arrotxapea; Sinarzubi en la Txantrea; Umetxea en Sanduzelai Buztintxurineando en Buztintxuri y Yoar en Arrosadia.

Este trabajo preventivo se entiende, según consta en los contratos, como el «conjunto de actuaciones que, en el ámbito de la infancia, adolescencia y sus familias, tiene como finalidad última evitar la aparición de las situaciones de riesgo y desprotección en esta población y, por lo tanto, de posteriores intervenciones de tipo reparador o rehabilitador».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK

Iñaki VIGOR

Domingo al mediodía. El sol y la agradable temperatura invitan a pasear, pero las calles y plazas de Iruñea están prácticamente desiertas. Han pasado dos semanas desde que comenzó el estado de alarma, para intentar frenar la expansión del coronavirus, y la ciudad ofrece un aspecto que parece irreal.