Maya volverá a colocar el escudo borbónico en la entrada del Ayuntamiento de Iruñea

En su empeño por revertir lo realizado por el Ayuntamiento del Cambio en Iruñea, el alcalde de Navarra Suma, Enrique Maya, va a volver a instalar el escudo borbónico en la entrada del edificio consistorial, conocida como zaguán, de donde fue retirado por el equipo de Joseba Asiron para colocar un emblema de la ciudad.

Naiz|2019/11/08
Decoracinozaguan
Maya quitará el escudo de la ciudad del zaguán del Consistorio para recolocar un emblema borbónico. (AYUNTAMIENTO DE IRUÑEA)

Se trata de un escudo de armas de la monarquía borbónica, tallado en madera policromada y dorada, que data de 1735. La pieza procede del Consejo Real de Nafarroa y se trasladó al Ayuntamiento en 1907. Sustituirá a la reproducción en vinilo del escudo de la ciudad, en su primera representación polícroma fechada en 1598, colocado hace dos años.

Además, el Ayuntamiento de Maya ha anunciado también que va a acometer a partir del lunes los trabajos de restauración de las esculturas de las alegorías de la Prudencia y la Justicia que presiden la entrada de la Casa Consistorial.

Ambas figuras, que datan del siglo XVIII, no sufren deterioros graves, pero sus deficiencias pueden conllevar a futuro complicaciones derivadas de las filtraciones de agua o de los impactos y roturas. Los trabajos se prolongarán durante dos semanas y se prevé que estén finalizados en torno a la festividad de San Saturnino.

El pasado mes de septiembre se realizó un reconocimiento de las dos esculturas, que unido a los informes elaborado por Príncipe de Viana en abril, han determinado la necesidad de intervenir en las dos figuras.

Los trabajos de restauración los llevará a cabo la empresa CYR-PA, Conservación y Restauración del Patrimonio, con un presupuesto de 4.466,54 euros.

La escultura de la Alegoría de la Prudencia presenta daños en el soporte pétreo y pérdidas de volumen en zonas salientes, ciertas fisuras abiertas y alguna desplacación por pérdida de material. El recubrimiento dorado que han recibido los atributos de la figura cuenta con erosiones y ofrece un aspecto general apagado.

La Alegoría de la Justicia, por su parte, presenta erosiones en aristas y roturas locales producidas por impactos. Los aspectos más llamativos son la falta completa del volumen de la mano y la falta parcial del plato de la balanza. Junto a la falta de la mano, el brazo ha sido desencajado, produciendo la separación entre dos piezas, que presenta cierta movilidad y fragilidad. La peana tiene una ligera pérdida del mortero de unión a la base que la soporta y alguna fisura abierta que favorece las filtraciones de agua.

La intervención prevista no recoge los daños ocasionados por los actos vandálicos de abril, en los que fue sustraída su espada, por encontrarse contemplados los trabajos y encontrarse el caso en vía judicial.

Se realizará una limpieza superficial en ambas esculturas para la eliminación de deposiciones y de acumulaciones de suciedad. Esa limpieza se llevará a cabo en seco, con escalpelos y cepillos. Además, se consolidarán los soportes sobre los que se apoyan mediante inyección de cal hidráulica en fisuras y sellado mediante mortero de reconstrucción teñido con pigmentos minerales. En la figura de la Prudencia no se prevén reconstrucciones de volumen, aunque sí se recogerán los bordes descarnados, y se le aplicará el color dorado en los atributos y zonas que lo han perdido parcialmente. A la Justicia se le repondrán los volúmenes perdidos en la mano y el plato mediante mortero reconstrucción.

Para San Saturnino se prevé también que esté colgado en el Salón de Plenos una copia del cuadro ‘Vista de Pamplona’, atribuido a Juan Bautista del Mazo, discípulo y yerno de Velázquez, que refleja la visita que hizo el rey español Felipe IV a la Ciudadela de Iruñea en 1646.

 

Iñaki VIGOR

José Luis Díaz y Patxi Erdozain han recopilado más de 4.000 documentos, la mayoría de Nafarroa, que han permitido recuperar una parte importante de la memoria histórica de este pueblo y transmitirla a las nuevas generaciones. Una muestra significativa de esa recopilación puede verse en el Centro Comunitario del barrio iruindarra de Azpilagaña a lo largo de este mes.