Maya recupera la Alcaldía de Iruñea, ahora como Navarra Suma

El candidato de Navarra Suma, Enrique Maya, ha hecho valer sus 13 ediles para convertirse en alcalde de Iruñea. Recupera así una vara de mando que le fue arrebatada por Joseba Asiron hace cuatro años. Maite Esporrín, la candidata del PSN, se ha votado a sí misma impidiendo una mayoría alternativa a la derecha. 

Aritz INTXUSTA|2019/06/15 18:50
Loading player...

Finalmente, ha habido cuatro concejales que han dado el paso de presentarse. Nadie ha intervenido en el pleno para explicarse, por lo que se ha procedido a la votación en urna cerrada de forma inmediata. Los concejales que han presentado candidatura han sido Enrique Maya, Joseba Asiron (EH Bildu), Maite Esporrín e Itziar Gómez (Geroa Bai). 

El conteo de los escaños ha deparado una pequeña sorpresa, ya que los concejales de Geroa Bai han acabado apoyando a Asiron. Ha sido un simple gesto. Maya se había quedado a uno de la mayoría absoluta como líder de la coalición de UPN, PP y Ciudadanos. 

La prensa ha tenido que seguir el desarrollo de la sesión desde la sala de prensa. En breve se espera que pasen por la sala los distintos partidos a dar explicaciones. En el pleno, solo ha intervenido Maya que ha llamado al entendimiento (no tiene mayoría para gobernar) y ha recordado a Tomás Caballero y a «las víctimas del terrorismo». 

Joseba Asiron ha comparecido ya como exalcalde. «Les han dado los vetos lo que no les han dado los votos», ha sostenido el candidato de EH Bildu. Ha pedido también a los iruindarras que guarden lo que ha acontecido hoy en su memoria. «Allí donde el PSN es decisivo, gobierna la derecha. El PSN es régimen». 

Asiron ha dicho que el cambio volverá y que Navarra Suma es «la última trinchera de la derecha». Ha lamentado, además, que haya decidido el nuevo alcalde de Iruñea «el señor Ábalos, que probablemente nos sabe ubicar la Plaza del Castillo». 

Maite Esporrín, por su parte, ha culpabilizado a EH Bildu y Geroa Bai de que Iruñea tenga de nuevo un gobierno de derechas. «No ha podido ser. Esto es el día siguiente», ha declarado la candidata del PSN que ha recibido únicamente los votos de los suyos. Ha insistido, además, en que lo sucedido hoy no supone «un agostazo» y que las negociaciones del Gobierno de Nafarroa y de los ayuntamientos no tienen por qué estar vinculadas. No se ha cerrado a pactos con Navarra Suma.

Maya, por su parte, ha mostrado alegría por haber salido elegido de nuevo alcalde de la ciudad. Pero también enfado. Pidió, en su día, que Esporrín no se presentara, pero la del PSN no le ha hecho caso. En buena medida, Esporrín ha cruzado el Rubicón por el que antes el PSN no pasaba y, si ella ha podido, lo lógico es que María Chivite pueda hacer lo propio si de veras aspira a gobernar. 

El nuevo alcalde de la ciudad, además, ha sacado su lado más duro. Ha relatado que alguno de los presentes en la plaza (donde había ambiente de protesta y chirigota, con apoyos y detractores de Maya revueltos y sin dar lugar a incidentes) habría lanzado algo a uno de los concejales del PSN. Ha dicho que no estaba confirmado, pero que adelantaba la condena. 

A preguntas de un periodista (el jefe de "El Mundo" en la CAV, para más señas), Maya ha pasado a dar por bueno este hecho y ha dicho que el problema de la ciudad es que hay gente que no cree en la democracia. Ha avanzado que la presión en la calle no servirá de nada y ha prometido denuncias y que enviará a la Policía para combatir todo esto. 

A la espera de más noticias sobre este hipotético incidente, el ambiente en la calle no era tenso para nada. 

 

El antiguo convento de La Merced de Iruñea, que estaba situado frente al actual Arzobispado, se convirtió entre 1937 y 1939 en un campo de concentración franquista en el que estuvieron hacinadas miles de personas. Así lo recoge Carlos Hernández de Miguel en su libro «Los campos de concentración de Franco».