Comienza el derribo de los cines Carlos III de Iruñea

El derribo de los antiguos cines Carlos III de Iruñea ha comenzado por la parte del edificio que da a la calle Paulino Caballero. Los trabajos se prolongarán a lo largo de tres meses y coinciden con la remodelación de otro inmueble de la misma manzana, el edificio de la Vasconavarra, que se convertirá en el nuevo local de una cadena de ropa.

Naiz|2019/02/14 09:46
Cines_carlos_iii
Imagen del comienzo del derribo de los antiguos cines Carlos III de Iruñea.

Los curiosos se agolpaban para ver in situ el comienzo de los trabajos de derribo, que han dejado al descubierto parte de la estructura del antiguo multicines, que permanecía cerrado desde el año 2016.

Esta no es la primera vez que se produce el derribo de un inmueble en ese mismo solar. En los años treinta se levantaba en ese lugar el Coliseo Olimpia, otra instalación que también se dedicaba al ocio y donde se proyectaban películas y tenían lugar otro tipo de espectáculos.

En 1963, ese edificio fue derribado y en su lugar se levantó el actual inmueble, en el que quedaron instalados los cines Carlos III. En un principio, contaba con una amplia sala, una de las más grandes de la ciudad, hasta que posteriormente se convirtió en un cine con diversas salas.

Tras su derribo, albergará un nuevo edificio dotado de viviendas y en los bajos, con locales comerciales.

Mientras, en el otro extremo de la misma manzana, el que da a la avenida de Orreaga, prosiguen los trabajos de reforma del edificio de la Vasconavarra, que se convertirá en el nuevo local de la cadena Zara.

Estas dos obras supondrán la renovación de uno de los lugares más céntricos de la capital navarra.

 

El antiguo convento de La Merced de Iruñea, que estaba situado frente al actual Arzobispado, se convirtió entre 1937 y 1939 en un campo de concentración franquista en el que estuvieron hacinadas miles de personas. Así lo recoge Carlos Hernández de Miguel en su libro «Los campos de concentración de Franco».