Escuelas Infantiles de Iruñea licitan el suministro de productos locales para sus comedores

El Organismo Autónomo de Escuelas Infantiles Municipales de Iruñea ha aprobado la licitación de un contrato para el suministro de productos con criterios de proximidad, calidad y sostenibilidad para implantar un nuevo sistema de alimentación en todas las escuelas municipales.

Naiz|2019/02/12 09:13
Escuelasinfantiles
Escuelas Infantiles de Iruñea licitan el suministro de productos locales para los comedores. (AYUNTAMIENTO DE IRUÑEA)

Este nuevo contrato busca adquirir directamente a los productores y productoras alimentos ecológicos, de temporada, de proximidad y producidos con sistemas sostenibles, ha informado el Ayuntamiento de Iruñea en una nota.

El contrato suma 356.174 euros anuales y cubre los menús de las diez escuelas infantiles municipales que ofrecen jornada completa y el almuerzo de la escuela infantil José María Huarte, que no dispone de comedor por ser de media jornada.

En total, en estos momentos hay matriculados 927 niños y niñas pero, si se les suman los 113 trabajadores y trabajadoras, el número de comensales que diariamente atenderá este contrato será de entorno a 1.000 personas.

Los criterios de adjudicación obedecen a la propia filosofía del proyecto: calidad diferenciada, canal de distribución y proximidad, el tiempo de respuesta ante posibles emergencias, las acciones de transferencia de conocimiento, sensibilización y educación alimentaria, medioambiental y de justicia social, y la oferta económica.

Además, en los lotes de suministro cuya entrega es directamente en los centros, se aplican criterios de sostenibilidad que valoran el uso de envases reutilizables o reciclables, compostables y ecológicos. Cada productor o productora sólo podrá optar a uno de los 12 lotes de suministro, además del relativo al de la gestión logística (lote 13).

Las mismas fuentes recuerdan que las escuelas infantiles municipales llevan trabajando ya más de dos años en este proyecto.

A raíz de la adhesión en 2016 al Pacto de Política Alimentaria Urbana, conocido como Pacto de Milán, el Ayuntamiento de Iruñea puso en marcha el proyecto ‘Hemengoak – De aquí’, bajo el que se engloban diferentes actuaciones y estrategias relacionadas con un sistema de alimentación más sostenible.

Una de esas acciones era la transformación de los menús de las escuelas infantiles municipales, en pro de la sostenibilidad alimentaria y de la coherencia con un proyecto pedagógico, donde la comida ocupa un espacio muy significativo.

Dentro de ese proyecto se contrató una asistencia técnica en 2016 a la empresa pública INTIA S.A. para la elaboración de un modelo de trabajo que permitiera mejorar la calidad y la sostenibilidad del servicio de alimentación que ofrecía el Ayuntamiento de Iruñea en las escuelas infantiles.

Entre otros objetivos se analizó la situación de partida de los comedores y se diseñó un plan experimental en las escuelas Hello Buztintxuri y Donibane. El análisis concluyó que la evolución de los menús hacia preparaciones muy sencillas con muy pocos condimentos consigue que la calidad de la materia prima se convierta en primordial.

Con todo ello, el Ayuntamiento de Iruñea se marcó como objetivo, en el marco de sus políticas alimentarias y de sostenibilidad, el hecho de tener un sistema de alimentación sostenible basada en productos ecológicos, frescos, de cercanía, temporalidad y directamente adquirido a los productores y productoras, en las diez escuelas infantiles municipales que disponen de cocina propia.

Se decididó también ampliarlo a la undécima escuela (la escuela infantil José María Huarte, que solo ofrece media jornada) en el momento de los almuerzos para los niños y niñas de 0 a 3 años. Para conseguirlo, se pone en marcha ahora este contrato.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK

 

El antiguo convento de La Merced de Iruñea, que estaba situado frente al actual Arzobispado, se convirtió entre 1937 y 1939 en un campo de concentración franquista en el que estuvieron hacinadas miles de personas. Así lo recoge Carlos Hernández de Miguel en su libro «Los campos de concentración de Franco».