La empresa TCC de Iruñerria destaca que más del 99 % de la plantilla se ha adherido al convenio

La empresa TCC, adjudicataria del transporte urbano comarcal de Iruñerria, ha destacado que más del 99 % de los trabajadores se han adherido de manera individual y voluntaria al nuevo convenio colectivo extraestatutario firmado con UGT y CCOO.

Naiz|2019/02/11 09:22
Villavesaparlamento
Villavesa junto al edificio del Parlamento. (IRUINDARRA)

El acuerdo fue suscrito el pasado 17 de enero entre la empresa y la representación sindical de UGT y CCOO (que conforman el comité de empresa junto con ELA, LAB, y ATTU), «considerando que es más beneficioso en su conjunto al convenio colectivo de empresa 2014-2016», señala TCC en un comunicado.

Por este motivo, agrega la empresa, «sorprende enormemente que, con un apoyo masivo por parte de la plantilla al nuevo convenio, una parte del comité de empresa (ELA, LAB y ATTU) haya convocado una huelga el 14 de febrero».

El convenio extraestatutario 2017-2019, informa TCC, prevé 61 contrataciones fijas indefinidas de conductores y 30 contrataciones al 100 % de jornada (1.698 horas), con un salario bruto anual de 28.911 euros más pluses cercanos a los 2.000 euros (30.911 euros aproximadamente).
Asimismo, se prevén 31 contrataciones al 80 % de la jornada (1.358 horas), con un salario bruto anual de 23.128 euros más pluses de unos 1.700 euros (24.828 euros aproximadamente).

También se recoge un incremento salarial del IPC con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2017.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
 

Siete han sido las propuestas finalmente seleccionadas de las presentadas al Concurso de Ideas para el Monumento a los Caídos de Iruñea. Estas son las ideas de las que se elegirá en un proceso participativo la que finalmente se llevará a cabo.

Iñaki VIGOR

El campamento militar de ‘El Carrascal’ ha sido utilizado durante décadas para el adiestramiento de reclutas. Tras ser abandonado por el Ejército español, sus barracones se fueron deteriorando progresivamente, hasta quedar en estado ruinoso. El año pasado el Ayuntamiento de Tiebas-Muru Artederreta compró todo el recinto, y sus vecinos decidirán ahora qué hacer con él.