Cinco heridos en los 14 accidentes de tráfico atendidos en Iruñea este fin de semana

Durante el pasado fin de semana, las patrullas de la Policía Municipal de Iruñea han atendido 14 accidentes de tráfico, en los que han resultado heridas cinco personas.

Naiz|2019/02/11 09:42
Accidente
Imagen de uno de los accidentes registrados en Iruñea durante el fin de semana. (POLICÍA MUNICIPAL DE IRUÑEA)

Se tratan de dos personas de 54 y 57 años que viajaban en una motocicleta y sufrieron un accidente en la calle Monasterio de Iratxe; otras dos personas de 21 y 36 años que viajaban en un turismo y sufrieron una colisión por alcance en la calle Biurdana; y una mujer de 51 años que fue atropellada en la calle Río Arga sin precisar traslado.

En una nota, la Policía Municipal destaca además los casos detectados con conductores que habían ingerido drogas o alcohol, ya que en dos de los accidentes atendidos los conductores han superado ampliamente la tasa máxima de alcohol en su organismo.

Uno de ellos ocurrió en la calle Monasterio de Iranzu cuando un turismo chocó contra otros dos estacionados. Su conductor, varón de 20 años, ha sido investigado por un delito contra la Seguridad Vial al dar una tasa de alcohol superior al triple del máximo legal permitido.

Y en otro siniestro ocurrido en la calle Gelbenzu una conductora de 26 años ha dado una tasa de 1,48 miligramos por litro, casi seis veces el máximo legal permitido. En este caso, la conductora además de chocar contra dos vehículos estacionados intentó escapar del lugar.

En ambos casos se han incoado las correspondientes diligencias judiciales.

Además, otros seis conductores han sido investigados por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, 16 han sido denunciados por superar la tasa máxima de alcohol permitida, y otros tres han sido denunciados por conducir habiendo ingerido drogas.

 

El antiguo convento de La Merced de Iruñea, que estaba situado frente al actual Arzobispado, se convirtió entre 1937 y 1939 en un campo de concentración franquista en el que estuvieron hacinadas miles de personas. Así lo recoge Carlos Hernández de Miguel en su libro «Los campos de concentración de Franco».