Una txondorra recuerda en Iruñea el oficio de los carboneros

El olor a leña quemada impregna el barrio iruindarra de Sanduzelai desde hace días. El motivo es la txondorra que un proyecto vecinal está realizando junto al chalet de Gridillas para recordar cómo se elabora artesanalmente el carbón vegetal.

Naiz|2018/11/09 13:50
Txondorra
Retirando el carbón vegetal que ha conseguido realizarse con la txondorra de Sanduzelai. (Idoia ZABALETA/FOKU)

Estos días se está culminando un proceso que arrancó en el mes de octubre, cuando el proyecto Txondorra Sanduzelai emprendió la tarea de obtener carbón vegetal tal y como se ha hecho tradicionalmente.

El emplazamiento elegido ha sido junto al chalet Gridillas, entre el final de la calle Sanduzelai y el río Arga. En ese lugar se fue apilando el mes pasado la leña hasta formar una especie de pirámide. Se trataban de seis toneladas de madera de roble procedente del valle de Ultzama que han sido aportadas por un asador.

Una vez correctamente colocado el material, fue tapado con paja y finalmente, se cubrió de tierra.

El pasado 27 de octubre se procedió a su encendido y se ha dejado quemar la leña lentamente para convertirla en carbón. A continuación se ha procedido al apagado de la txondorra, fase que se prolonga durante varios días para que el material se asiente y pierda temperatura. El último paso consiste en retirar el carbón, tarea que ya se está llevando a cabo.

Todo el trabajo se ha realizado en auzolan y ha sido acompañado de un programa de eventos de corte cultural, como la visita del alumnado de centros educativos del barrio, junto a actuaciones de teatro, cuentacuentos y otras actividades.

Todo ello con el objetivo de difundir un oficio artesano que incluso es posible que llegara a realizarse en las orillas del río Arga y que durante siglos contribuyó a calentar los hogares de esta tierra.

 

La encuesta realizada para la Estrategia 2030 señala que el 97% de la ciudadanía está satisfecha de vivir en Iruñea, el 92% está satisfecha de la vida que lleva y el 88% confía en sus conciudadanos y conciudadanas. Además, se valoran positivamente aspectos como los espacios verdes, los espacios culturales o los servicios sanitarios.