Comerciantes del barrio iruindarra de Iturrama ven apropiado reducir la velocidad a 30 km/h

La Asociación de Comerciantes de Iturrama considera «apropiado» reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora, así como elevar los pasos de peatones o mejorar la visibilidad eliminando plazas de aparcamiento, pero rechaza que se plantee eliminar el tráfico de unos «cientos de metros» de esa calle de Iruñea.

Naiz|2018/11/09 13:20

De esta forma responde en un comunicado a la propuesta impulsada por el grupo municipal de Aranzadi con el objeto de reducir los atropellos.

La asociación considera un «despropósito» que se plantee «eliminar el tráfico de unos cientos de metros» de esa calle y «dejar igual el tráfico antes y después de la misma», así como que no se realice ningún estudio sobre la afección del trafico en las calles colindantes.

Al respecto opina que «realizar cambios en el tráfico del barrio de Iturrama hasta no conocer el resultado del PSIS de la Misericordia es irresponsable».

En relación con los deslumbramientos con el sol, relacionados con algunos de los atropellos ocurridos en la zona, señala que se producen en ciertos periodos del año, pero eso no sucede solo en esa calle, sino también en las calles paralelas, desde la Vuelta del Castillo.

Por todo ello invita a Aranzadi a «proponer un estudio global del barrio de Iturrama, y no ir, calle por calle, avenida por avenida, haciendo propuestas que modifican los flujos de vehículos derivando los problemas de trafico de un punto a otro».

 

El parque municipal de viviendas en Iruñea suma 771 pisos, de los que 98 pertenecen a Pamplona Centro Histórico (PCH-IB) y 673 son del Ayuntamiento, y entre estos últimos, 476 están en uso actualmente, 141 necesitan ser rehabilitados antes de poder ser ocupados y 56 serán derribados.

 

Casi la mitad de la población joven de 16 a 34 años de Iruñea está emancipada. Según los resultados de una encuesta realizada por el Ayuntamiento y el Instituto Navarro de Deporte y Juventud del Gobierno de Nafarroa, el 47,9% de las personas jóvenes iruindarras viven fuera de la casa familiar, un porcentaje que supera al del conjunto de jóvenes del herrialde (45,3%).