La Orquesta Sinfónica de Nafarroa ofrece este jueves el Concierto de Año Nuevo en Baluarte

La Orquesta Sinfónica de Nafarroa ofrecerá por primera vez en Baluarte el tradicional Concierto de Año Nuevo, que tendrá lugar este jueves 4 de enero a las 20 horas en la Sala Principal.

NAIZ|IRUÑEA|2018/01/03 17:29
Bb_20180103515148
Ensayo bajo la dirección de Miguel Romea. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

Bajo la batuta del director madrileño Miguel Romea, la OSN interpretará un programa navideño en el que habrá valses y polcas, pero en el que no faltarán jotas, zortzikos y zarzuelas; con obras de compositores como Johann Strauss Jr., Ruperto Chapí, Julián Romano, José Olaizola, Jesús Guridi, Piotr Illich Chaikovsky, Reveriano Soutullo y Juan Vert, Nicolás García, Xabier Zabala, Federico Corto y Joaquín Larregla.

Además, en el concierto participarán Garikoitz Mendizabal, uno de los txistularis más reconocidos de la actualidad, y los gaiteros de Iruñea, ha informado Baluarte.

Las entradas cuestan 16, 24 y 34 euros y se pueden adquirir en los canales habituales: taquilla de Baluarte, www.baluarte.com y en el teléfono 902 15 00 25. Además, ya se desde tres días antes del concierto se pueden comprar las entradas del programa Baluarte Joven (para titulares del Carné Joven), que cuestan cinco, siete y diez euros y están disponibles ya, únicamente en la taquilla.

Iñaki VIGOR

El 22 de mayo de 1938 se produjo una de las mayores fugas carcelarias de la historia, y probablemente la mayor de Europa. Ocurrió aquí mismo, en la cima del monte Ezkaba, donde el Fuerte de Alfonso XII había sido transformado por los franquistas en una cárcel por la que pasaron miles de prisioneros republicanos. Aquel día, 795 hombres escaparon de la prisión, pero solo tres consiguieron llegar a la muga con Nafarroa Beherea. Todos los demás fueron detenidos o fusilados. Un sendero balizado de 53 kilómetros, que enlaza Ezkaba con Urepel, rememora los hechos ocurridos hace 80 años.

Natxo MATXIN

Hace 81 años que Eladio Zilbeti, uno de los fundadores de Osasuna y parte importante en la denominación del club rojillo, fue fusilado a manos de tropas franquistas por ser abertzale y de izquierdas. Su corta vida –murió a los 38 años–, sin embargo, dio para mucho, pues no solo se le puede vincular al ámbito deportivo de la época, sino que participó de manera activa en la vida cultural y política de la capital navarra.