El Ayuntamiento de Eguesibar acogerá la exposición El Irati S.A.

El Ayuntamiento de Eguesibar acogerá del 10 al 26 de noviembre la exposición El Irati S.A, que recoge la historia de una de las empresas más importantes de Nafarroa en el pasado siglo.

Naiz|2017/11/08 15:56
Asrradero
Maqueta del aserradero con el que contaba El Irati en Ekai.

La muestra, que se compone de paneles explicativos, fotografías antiguas, maquetas y proyecciones, estará instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento y podrá visitarse de lunes a viernes en horario de 8:30 a 14:30 y de 17:00 a a 20:00, y el sábado 18 de 10:00 a 14:00 horas.

La inauguración tendrá lugar el viernes 10 de noviembre a cargo de Alfonso Etxeberria, alcalde Eguesibar; Unai Lako Goñi, alcalde de Agoitz, y Víctor Manuel Egía, autor de los textos explicativos y uno de los promotores de la iniciativa que realizará una visita guiada a la exposición.

Además se contará con una visita guiada en euskara de la mano de Idoia Zabaltza el miércoles 15 de noviembre y otra en castellano el martes 21 de noviembre de la mano de de Víctor Manuel Egia, ambas a las 19:00 horas.

La exposición está abierta también para grupos y centros escolares las mañanas del 14 de noviembre en castellano y el 15 de noviembre en euskara.

Iñaki VIGOR

El 22 de mayo de 1938 se produjo una de las mayores fugas carcelarias de la historia, y probablemente la mayor de Europa. Ocurrió aquí mismo, en la cima del monte Ezkaba, donde el Fuerte de Alfonso XII había sido transformado por los franquistas en una cárcel por la que pasaron miles de prisioneros republicanos. Aquel día, 795 hombres escaparon de la prisión, pero solo tres consiguieron llegar a la muga con Nafarroa Beherea. Todos los demás fueron detenidos o fusilados. Un sendero balizado de 53 kilómetros, que enlaza Ezkaba con Urepel, rememora los hechos ocurridos hace 80 años.

Natxo MATXIN

Hace 81 años que Eladio Zilbeti, uno de los fundadores de Osasuna y parte importante en la denominación del club rojillo, fue fusilado a manos de tropas franquistas por ser abertzale y de izquierdas. Su corta vida –murió a los 38 años–, sin embargo, dio para mucho, pues no solo se le puede vincular al ámbito deportivo de la época, sino que participó de manera activa en la vida cultural y política de la capital navarra.