El circo-teatro de la calle Espoz y Mina que terminó convertido en cine

A la Iruñea del siglo XIX le gustaban los espectáculos y ese fue el motivo de que triunfara un circo-teatro que quedó instalado en la calle Espoz y Mina, y que terminó adaptándose a los nuevos tiempos convirtiéndose años después en un cine. En aquella época se fundó uno de los comercios más conocidos de la ciudad: la Botería de las tres ZZZ, nombre que homenajeaba a unas trillizas.

Naiz|26/12/2017 11:18
20_calleespozymina
La calle Espoz y Mina albergó un circo-teatro que terminó convirtiéndose en cine.

En enero de 1891 se instaló al final de la calle Espoz y Mina un circo portátil que anteriormente había estado en la Estafeta y al final del paseo de Sarasate. Consistía en un barracón de madera forrada de chapa y contaba con escenario y un patio para 500 sillas. En su interior también se empezaron a proyectar las primeras películas mudas llegadas a Iruñea. En 1915 ese lugar, ya conocido como cine Beloch, sufrió un incendio que lo redujo a cenizas y a la vez provocó el cierre del cine Novedades, un salón instalado en el Ensanche Viejo.



Las ‘zagalas’ de las botas de las tres ZZZ. En el año 1870 se instaló en el número 7 de la calle Compañía una nueva industria dedicada a la elaboración de odres, pellejos y botas de cuero. La implantó Eusegio Iglesias, que estaba casado con Ambrosia Ardanaz. A la muerte de los dueños, se hizo cargo del negocio el encargado Gregorio Pérez. Al cabo de un tiempo, su esposa Eusebia se quedó embarazada y terminó dando a luz tres niñas, a las que su padre llamaba ‘zagalas’. En su honor, decidió cambiar el rótulo de la tienda y coger la letra inicial de esa palabra, pero tres veces en honor de sus trillizas. Y así surgió la Botería de las tres ZZZ y sus botas con esa denominación.

Iñaki VIGOR

El 22 de mayo de 1938 se produjo una de las mayores fugas carcelarias de la historia, y probablemente la mayor de Europa. Ocurrió aquí mismo, en la cima del monte Ezkaba, donde el Fuerte de Alfonso XII había sido transformado por los franquistas en una cárcel por la que pasaron miles de prisioneros republicanos. Aquel día, 795 hombres escaparon de la prisión, pero solo tres consiguieron llegar a la muga con Nafarroa Beherea. Todos los demás fueron detenidos o fusilados. Un sendero balizado de 53 kilómetros, que enlaza Ezkaba con Urepel, rememora los hechos ocurridos hace 80 años.

Natxo MATXIN

Hace 81 años que Eladio Zilbeti, uno de los fundadores de Osasuna y parte importante en la denominación del club rojillo, fue fusilado a manos de tropas franquistas por ser abertzale y de izquierdas. Su corta vida –murió a los 38 años–, sin embargo, dio para mucho, pues no solo se le puede vincular al ámbito deportivo de la época, sino que participó de manera activa en la vida cultural y política de la capital navarra.