La imagen de San Fermín vuelve a la hornacina de la cuesta de Santo Domingo

La imagen de San Fermín ocupa ya la hornacina de la cuesta de Santo Domingo tras las fiestas. Esta mañana, personal del Ayuntamiento de Iruñea ha vuelto a colocar la imagen habitual del santo que «recuerda durante todo el año la devoción de la ciudad a San Fermín».

NAIZ|IRUÑEA|2017/07/17 13:36
17
La imagen de San Fermín ya está de nuevo en la hornacina. (AYUNTAMIENTO DE IRUÑEA)

La réplica del santo regresa a su lugar tras haber sido retirada el pasado 5 de julio.

Durante los encierros de San Fermín, el lugar en la hornacina lo ocupa una imagen del santo que se remonta a 1978. Cuatro mozos de las peñas la compraron y la colocaron, primero en el desaparecido Hospital Militar, y después ya en su ubicación actual instalada por el Ayuntamiento.

La viuda de uno de esos mozos, corredor del encierro y promotor de la iniciativa, es la encargada de llevar esa imagen del santo, cada mañana del 7 al 14 de julio, en torno a las 7.15 horas, desde la Casa Consistorial hasta la hornacina. Después del encierro, la imagen regresa al Ayuntamiento hasta el día siguiente. Una vez acabadas las fiestas, custodia ese San Fermín adquirido por los mozos en su casa hasta el año siguiente.

Iñaki Vigor

Ricardo Urrizola ya había investigado en diversos archivos para escribir libros anteriores, pero esta ha sido la primera vez que se ha adentrado en archivos militares, y además ha sido el primero en ver toda la documentación referida a los años 1936-1940. Este iruindarra ha mirado y remirado miles y miles de páginas, y afirma que le ha sorprendido todo lo que ha visto en ellas, porque es «brutal».

Iñaki VIGOR

Un viejo televisor nos sorprende con la imagen estática de Arias Navarro y su inolvidable frase: «Españoles, Franco ha muerto». Debajo, una pregunta que surge 42 años después: «¿De verdad?». Este llamativo montaje es parte de la exposición organizada por Orreaga Fundazioa en el Palacio del Condestable de Iruñea bajo el título ‘Navarra a través de documentos clandestinos’.