Condenado a seis meses de cárcel por dejar solo en la calle a un niño de 7 años

El titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Iruñea ha condenado a un hombre a seis meses de cárcel como autor de un delito de abandono temporal de un menor, ya que recogió del colegio junto con sus propios hijos sin permiso a un niño de 7 años, a quien después dejó solo en la calle.

Naiz|2017/04/20 11:09

La sentencia, dictada de conformidad, considera probado que en abril de 2016 el acusado acudió a un colegio de Buztintxuri para recoger a sus dos hijos menores de edad, aunque también, «pese a conocer que no tenía autorización» de sus padres, se llevó junto a ellos a otro niño de 7 años.

Recorrió con sus hijos y con el otro niño 420 metros y dejó a este último solo en la vía pública, «sin asegurarse de que quedara acompañado de un adulto ni en su domicilio, al desconocer dónde vivía».

En esas circunstancias, el niño anduvo durante 600 metros buscando a su madre, cruzando un paso de peatones con el consiguiente riesgo, y permaneció durante diez minutos solo, «lo que le generó un estado de ansiedad y temor».

Pello GUERRA

«Las otras gentes creían que no se podía escribir/ahora han comprobado que estaban engañados. Euskara, sal al mundo». Este texto, plasmado por Bernard Etxepare en su libro ‘Linguae Vasconum Primitiae’ (1545), es uno de los escritos que a lo largo de dos mil años han evidenciado los estrechos vínculos entre los navarros y su lengua, el euskara. Una exposición muestra algunos de esos documentos en el Archivo General de Nafarroa.

Iñaki VIGOR

En 1972 cuatro adolescentes de Iruñea pusieron el germen de Satorrak, que con el tiempo se ha convertido en uno de los grupos espeleológicos más activos de Euskal Herria. En estos 45 años han pasado por él tres generaciones de espeleólogos con una pasión común: explorar y conocer el interior de la tierra. Han sido autodidactas, pioneros en muchos aspectos, y aunque son aficionados, realizan un trabajo muy profesional. Han descubierto la famosa cueva de los osos de Amutxate, han sacado a la luz las primeras pinturas rupestres del Paleolítico en Nafarroa, han ayudado a recuperar restos de asesinados que fueron arrojados a las simas y han topografiado cientos de kilómetros de galerías.