El ‘arbolico de San José’ cumple con la tradición y ya tiene hojas

Un año más, el ‘arbolico de San José’ ha cumplido con la tradición y luce sus ramas repletas de hojas, mientras el resto de árboles del Bosquecillo de Iruñea siguen esperando que avance la recién comenzada primavera. El hecho de que este ejemplar sea fruto de una hibridación explicaría el peculiar fenómeno.

Naiz|2017/03/20 12:56
Arbolsanjose
El ‘arbolico de San José’ ya luce sus ramas cubiertas por las hojas, mientras el resto de ejemplares del Bosquecillo esperan su momento.

Como marca la tradición, el ‘arbolico de San José’ ya luce sus verdes hojas, mientras al resto de sus compañeros en el Bosquecillo todavía les están brotando.

Este curioso ejemplar viene a marcar un peculiar comienzo de la primavera en la ciudad desde hace muchos años. El historiador Arazuri recoge en sus libros sobre el pasado de Iruñea que este árbol ha sido «fuente de discusiones y pintorescas explicaciones, como la que defendía que el fenómeno se debía a la existencia de una veta de agua o manantial debajo de sus raíces».

Siguiendo su carácter científico, Arazuri recoge la opinión del experto Santiago Sánchez, jardinero municipal, según la cual, «aunque este árbol es como los restantes del Bosquecillo, un castaño de Indias, parece ser que es una variedad especial no registrada y posiblemente obtenida por hibridación. Se diferencia del resto de los castaños de Indias, que tienen sus flores blancas o rojas, en que las suyas son de un color rosado. Sus hojas son más pequeñas, oscuras y de pedículo más corto; el envés de la hoja tiene la pelusa lanuda más espesa y en mayor cantidad y, además, la cubierta del fruto es más gruesa».

Durante la jornada de ayer no le faltaron regalos al ‘arbolico de San José’, que cuenta con su propia cofradía y cuyos integrantes celebran el 19 de marzo acercándose al peculiar árbol con sus familias para hacerle sus particulares ofrendas primaverales.

Idoia ZABALETA | ARGAZKI PRESS
Iñaki VIGOR

El 7 de mayo de 1967 Osasuna disputó su último partido en el histórico campo de Donibane, y cuatro meses después jugó su primer partido en El Sadar. Este estadio llegará pronto al medio siglo de existencia, mientras que el colectivo Indar Gorri cumplirá 30 años de su creación. Dos conmemoraciones que lamentablemente se van a ver empañadas por el descenso de Osasuna a Segunda División.