El maestro Sabicas ya tiene una canción dedicada en Iruñea

Agustín Castellón, más conocido como Sabicas, nació el 16 de marzo de 1912 en la calle Mañueta de Iruñea, y ha sido precisamente en ese lugar donde esta tarde le han hecho un homenaje y le han dedicado una canción compuesta expresamente en su recuerdo.

Iñaki VIGOR|Iruñea|2017/03/16 20:43
Sabicas
Homenaje a Sabicas en Iruñea. (Iñigo URIZ / ARGAZKI PRESS)

Sabicas comenzó a tocar la guitarra con cinco años de edad, con siete actuó por primera vez en público en el Teatro Gayarre, y con diez se trasladó a Madrid, donde fue considerado un fenómeno, un virtuoso que revolucionó la música flamenca, la internacionalizó e incluso la fusionó con el rock.

Tras la sublevación militar de 1936 tuvo que huír a América, primero a Argentina y después a Nueva York, donde actuó junto a conocidos músicos de la época. Murió en esa ciudad en 1990.

El homenaje de esta tarde, organizado por varias asociaciones gitanas en colaboración con el Ayuntamiento de Iruñea, ha reunido a más de 150 personas junto al histórico frontón de la Mañueta. La canción dedicada a Sabicas ha sido compuesta por Bruno Jiménez (piano y guitarra) e interpretada por Lorena Jiménez, que han sido muy aplaudidos por los asistentes.

El pequeño concierto de recuerdo al maestro iruindarra del flamenco se ha completado con un acto en la Casa de Sabicas, situada en la calle del Carmen, para rememorar pasajes de su vida mediante imágenes y entrevistas inéditas.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
 

El documental ‘Pioneras, otra historia de San Fermín’ relata cómo las mujeres ocuparon su espacio en las peñas sanfermineras. El documental, que fue producido el pasado año,  recoge los testimonios de aquellas primeras mujeres que entraron en las peñas y detallan, en primera persona, cómo entraron, cómo fueron los primeros pasos en un mundo de hombres, cómo han ido cambiando las cosas y cuáles son los retos de futuro.

Iñaki VIGOR

Hasta hace casi un siglo no era fácil llegar a Goñi, uno de los pueblos más elevados de Nafarroa (887 metros de altitud). Desde Arteta existe un desnivel de 400 metros, por lo que había que caminar durante casi dos horas o hacerlo a caballo. Todo cambió con la llegada del automóvil.