10 de octubre, San Fermín

Con el 2 de febrero, subimos un nuevo peldaño de la escalera sanferminera. En esta ocasión, recordaremos que la festividad de San Fermín se celebraba en origen el 10 de octubre, hasta que pasó en 1591 al ya indispensable 7 de julio. Este cambio sí que prosperó, a diferencia del planteado para el recorrido del encierro en 1876, que no se llevó a cabo porque lo reducía a su mínima expresión.

Naiz|02/02/2017 09:00
02sfmartiriosanfermin
Imagen del martirio de San Fermín en la catedral de Amiens.

Aunque el 7 de julio está asociado a San Fermín, lo cierto es que hasta 1590, la festividad del santo moreno se celebraba el 10 de octubre. Pero el inestable tiempo de otoño hizo que las autoridades decidieran en 1591 trasladar la fiesta al primer domingo de julio de ese año, que coincidió ser el día 7. De esta manera se daba cobertura también a unos festejos que se celebraban desde 1324 del 23 de junio al 14 de julio, en los que se honraba al mismo tiempo al santo. Así surgieron los actuales sanfermines, que en el año 1628 ya contaban con un programa de actos completo.


Frustrado intento de cambiar el recorrido del encierro en 1876. La Segunda Guerra Carlista supuso la no celebración de los sanfermines entre 1872 y 1875. Durante ese tiempo, los corrales de Santo Domingo (en la imagen) se fueron deteriorando y por ese motivo, al finalizar la contienda, el Ayuntamiento se planteó llevar el encierro extramuros. El recorrido alternativo iría por la puerta de San Nicolás (entrada de las murallas situada en la zona de la actual iglesia de San Ignacio) para llegar a la plaza por la actual avenida de Cortes de Nafarroa. A la gente le pareció un recorrido tan escaso, que las protestas hicieron que el Consistorio se olvidara de ese cambio.

NOTICIAS RELACIONADAS
Iñaki Vigor

Ricardo Urrizola ya había investigado en diversos archivos para escribir libros anteriores, pero esta ha sido la primera vez que se ha adentrado en archivos militares, y además ha sido el primero en ver toda la documentación referida a los años 1936-1940. Este iruindarra ha mirado y remirado miles y miles de páginas, y afirma que le ha sorprendido todo lo que ha visto en ellas, porque es «brutal».

Iñaki VIGOR

Un viejo televisor nos sorprende con la imagen estática de Arias Navarro y su inolvidable frase: «Españoles, Franco ha muerto». Debajo, una pregunta que surge 42 años después: «¿De verdad?». Este llamativo montaje es parte de la exposición organizada por Orreaga Fundazioa en el Palacio del Condestable de Iruñea bajo el título ‘Navarra a través de documentos clandestinos’.